Importancia de la Evaluación Preanestésica

En ocasión a la celebración del Día Mundial de la Anestesiología el 16 de octubre, la Dra. Mónica Medina, anestesiólogo de la Clínica Santa Sofía, explicó la importancia de la consulta preanestésica como la oportunidad para realizar el análisis de los factores de riesgo que podrían presentarse durante el acto anestésico del paciente, paso previo necesario antes de cualquier intervención quirúrgica.

El objetivo de la visita al anestesiólogo antes de la intervención será definir cuál es el mejor esquema anestésico, de acuerdo a las características del paciente. La Dra. Medina destaca que, en primer lugar es prioritario evaluar los antecedentes médicos, revisar tratamientos actuales, alergias pasadas y su historia clínica general. Seguidamente, se hace una entrevista con el paciente que incluye un examen físico con evaluación de la vía aérea, fundamental para detectar algún riesgo ante la posible entubación endotraquial, en caso de ser necesario. En dicha evaluación preanestésica, también se revisan los exámenes de laboratorio y química sanguínea, así como rayos x de tórax y el electrocardiograma.

De acuerdo al perfil de paciente, el anestesiólogo indicará la realización de algunos estudios adicionales. Tal es el caso de pacientes fumadores o asmáticos, a quienes se solicitan algunos estudios como la espirometría, para analizar el estado de sus pulmones. En el caso de pacientes hipertensos, la Dra. Medina indicó que se les brinda una orientación sobre los cambios en la dosificación de los medicamentos que regularmente toman.

Cuando se presentan pacientes diabéticos, dependiendo si son insulinodependientes o no, el anestesiólogo revisará la dosis de insulina indicada para el momento de la cirugía. En personas de la tercera edad, quienes por lo general están bajo tratamiento de patologías crónicas comunes de esa etapa, el anestesiólogo hará un chequeo de los medicamentos que recibe y le orienta  sobre la dosis correcta que deberá tomar en el momento previo y posterior a la administración de la anestesia o si es necesario suspenderlos momentáneamente, con el objeto de no interferir con la sedación.

En el caso de los niños es importante evaluar antecedentes familiares, el cumplimiento del ayuno según su edad y si está tomando algún medicamento se deberá ajustar el tratamiento, ya que generalmente se trata de su primera intervención quirúrgica.

¿Cuándo es necesaria la evaluación preanestésica?

Al escuchar la palabra anestesia, el común de las personas piensa inmediatamente en una intervención quirúrgica, pero la Dra. Medina explica que no solo en esos casos está indicada. También es necesario hacerse una evaluación preanestésica para realizar algunos estudios diagnósticos que exigen una sedación parcial del paciente, como al momento de realizarse una endoscopia, o algún de radiología de intervención, como la angiografía, angioplastia, biopsias, embolización, entre otros.

¿Qué no debemos olvidar durante la evaluación preanestésica?

A juicio de la Dra. Medina, es muy importante escuchar al paciente y que le brinde detalles sobre sus antecedentes preanestésicos, revisar los tratamientos médicos actuales, si ha tenido presencia de alergias, complicaciones anteriores que se pudieran repetir; y todo su historial clínico, con la intención de preparar el terreno y evitar en lo posible sorpresas vinculadas con la administración de la anestesia durante o después de la cirugía.

Mitos y errores frecuentes sobre la anestesia:

No cumplir estrictamente el ayuno: es un error común con consecuencias importantes. Cuando los pacientes no cumplen con las horas indicadas sin ingerir comidas o bebidas, interrumpe el proceso de la anestesia y, de no tratarse de una urgencia, puede retrasar la intervención quirúrgica a la espera del cumplimiento del tiempo establecido. En los casos de emergencia, cuando no se puede posponer la entrada al quirófano, el anestesiólogo debe intervenir el esquema de anestesia escogido, así como la dosificación y requiere de una vigilancia mayor ante posibles cambios y reacciones durante la cirugía.

“Cuidado si se pasa de anestesia”: Falso. La tecnología disponible  permite evaluar las dosis correctas para cada paciente, junto con la monitorización durante el acto quirúrgico, juntos son poco probables las equivocaciones en la dosificación de anestesia por parte de estos especialistas.

“No hables mucho después de la operación porque te llenas de aire”. Verdadero. Al suministrar anestesia al organismo se pueden hacer más lentas algunas funciones corporales, como las intestinales, por ende, aumentar la cantidad de gases producto de la conversación, lo que es probable que haya mayor retención de gases, generando molestias gastrointestinales en el paciente.

 

Deja un comentario